EGES ofrece los datos de la Economía Social del último lustro

EGES, Euskal Gizarte Ekonomia Sarea / Red Vasca de Economía Social, nació en marzo con el objetivo de crear un nuevo espacio de cooperación para promocionar y desarrollar los valores y las prácticas de la Economía Social y, de este modo, promover un empleo sostenible y de calidad. Representa en el 2014 en su conjunto a un total de 69.280 personas trabajadoras de Euskadi y suman una facturación superior a 9.653 millones de euros.

EGES está formada por las cinco organizaciones de la Economía Social más significativas de Euskadi, la Agrupación de Sociedades Laborales de Euskadi, ASLE; la Asociación de Entidades de Empleo Especial de iniciativa social de Euskadi, EHLABE; la Asociación de Empresas de Inserción del País Vasco, GIZATEA; la Confederación de Cooperativas de Euskadi, KONFEKOOP; y la Red de Economía Alternativa y Solidaria, REAS Euskadi.

La Economía Social es una visión y una práctica de la economía que prioriza a las personas sobre el capital, desarrolla prácticas empresariales democráticas y participativas, se compromete con un desarrollo local sostenible y contribuye a la cohesión social desde criterios de responsabilidad y

La Economía Social desarrolla un modelo empresarial, que además de ser una oportunidad de negocio, da respuesta a una necesidad social. Cabe destacar la participación de las personas, no sólo por la implicación de las que trabajan en la empresa, como por los socios no trabajadores que ascienden más de 1.000.000 personas, tales como personas voluntarias, colaboradoras, los socios agricultores, los padres y las madres de los centros de enseñanza o los socios de consumo… entre

En torno al 8% del empleo en la CAPV

La Economía Social, un sector comprometido con el modelo económico de desarrollo sostenible, agrupa, según los datos del 2014, a 69.280 personas trabajadoras en Euskadi, alrededor del 8% del empleo en la CAPV. De hecho, según estos mismos datos, la Economía Social ha respondido mejor frente a la crisis que la economía general del conjunto de la comunidad autónoma, ya que la pérdida del empleo ha sido menor y en el último ejercicio ha mostrado claros síntomas de recuperación.

Al mismo tiempo, la Economía Social la componen en Euskadi un total de 3.354 empresas, por encima del 2% del total de entidades existentes, lo que revela, y según los informes de EGES, que la Economía Social ha sido capaz de mantener mejor su número de entidades durante la crisis en relación al conjunto de la economía, incrementándose en un 17% el último lustro.

Ante esa realidad, EGES quiere poner en valor la Economía Social como un modelo que resiste mejor a la crisis en la medida, sobre todo, en que mantiene un mayor empleo y de calidad. A pesar de la crisis, la Economía Social de Euskadi ha sido generadora de empleo hasta el 2011, y aun habiendo disminuido empleo y facturación en el periodo 2012-2013, este último año ha logrado estabilizar ambos indicadores. Con una visión temporal más amplia, se aprecia que en la última década la

Economía Social de Euskadi ha crecido en todas las magnitudes.

EGES surge de la necesidad de crear un espacio colectivo, propio y concreto de la Economía Social,si bien, las diferentes organizaciones que componen esta red venían manteniendo encuentros periódicos para trabajar por los objetivos comunes. Esta unión aúna fuerzas y trabaja retos que atañen a la Economía Social en su conjunto. EGES, de este modo, plantea sensibilizar a la sociedad vasca y a sus diferentes agentes institucionales, políticos y sociales sobre los beneficios del crecimiento de la Economía Social en Euskadi, tanto para su presente como para su desarrollo futuro. El modelo de desarrollo empresarial y el crecimiento de la Economía Social conlleva de facto la mejora del entorno social y ambiental.

A través de un trabajo en común, EGES plantea diversas acciones para cumplir sus objetivos. Entre ellas, emprender acciones de investigación, organizar foros y jornadas en las que difundir los valores de la economía social, editar publicaciones en torno a ello y, sobre todo, trabajar para llevar a cabo retos como desarrollar las capacidades de gestión, reforzarse financieramente, invertir en activos productivos, innovar o generar dimensión para vender fuera y aumentar la competitividad.

ASLE, la Agrupación de Sociedades Laborales de Euskadi, es la entidad empresarial representativa de las Sociedades Laborales vascas, que en 2014 sumaban un total de 659 empresas y daban trabajo a 6.648 personas, las cuales en su inmensa mayoría participan en la propiedad de la empresa. La facturación de las Sociedades Laborales vascas alcanzó en 2014 la cifra de 697 millones de euros. EHLABE, la Asociación de Entidades de Empleo Especial de iniciativa social de Euskadi, por su parte, está conformada por 11 entidades con más de un centenar de centros de trabajo sin ánimo de lucro, con una facturación en 2014 de 260 millones de euros. Cuentan con una plantilla de algo más de 8.000 personas, de ellas, 6.640 son personas con discapacidad.

GIZATEA, la Asociación de Empresas de Inserción del País Vasco, agrupa a 45 empresas, con 975 personas trabajadoras de las que alrededor del 60% son personas en situación o riesgo de exclusión social. Su facturación en 2014 fue de 18 millones de euros.

KONFEKOOP, la Confederación de Cooperativas de Euskadi, representa hoy día a 1.005 cooperativas, que emplean a cerca de 51.000 personas en Euskadi y de los que 33.178 son socios y socias de trabajo. Su facturación ascendió en 2014 a más de 8.625 millones de euros.

REAS EUSKADI, Red de Economía Alternativa y Solidaria de Euskadi, está formada por 62 entidades, que emplean a 2.668 personas, además de contar con más de 4.000 personas voluntarias. En 2014 su facturación total fue de 54 millones de euros.

Esta entrada fue publicada en OPINIÓN y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.