El cooperativismo vasco

El peso que representa el Movimiento Cooperativo de Euskadi, nos legitima para ser reconocidos como una de las organizaciones empresatriales más importantes y representativas de la CAPV.

 

  • Podría indicarnos a qué sectores de actividad cooperativa representa KONFEKOOP?

KONFEKOOP es la Confederación de Cooperativas de Euskadi que aglutinando a las tres Federaciones de Cooperativas que la vertebran, Erkide – Federación de Cooperativas de Trabajo Asociado, Enseñanza, Consumo y Crédito, la Federación de Cooperativas Agroalimentarias de Euskadi-FCAE y la Federación de Transportistas de Euskadi-FCTE, está presente de modo generalizado en todas las áreas que abarcan las diversas actividades de los tres sectores, desde la agricultura y ganadería del Sector Primario, pasando por  el Sector Secundario con fuerte concentración de Cooperativas en actividades de construción, industria sidero metalúrgica, industria electrónica y la alimentaria, máquina herramienta, automición y artes gráficas, y dentro del Sector Terciario predominan con más fuerza las Cooperativas en el ámbito del comercio, educación y formación, consultoría, distribución, información y comunicación, informática y telecomunicaciones, servicios a empresas, servicios sociales, hosteleria y turismo, por citar algunas de ellas.

Cualquier actividad susceptible de ponerse en marcha y operar en el mercado es posible acometerla desde la fórmula de empresa cooperativa.

 

  • ¿Y algunos datos en términos de empresas asociadas y sus empleos?

Konfekoop celebró el pasado año 2016 su veinte aniversario. Durante estos años de recorrido y andadura en los que el núcleo duro de su actividad ha estado centrado en la representación institucional de las Cooperativas de Euskadi, promoviendo su presencia en los Órganos Públicos, así como en fomentar la potenciación y formación cooperativa, impulsando diversas actividades que fueran beneficiosas para las Cooperativas, ha logrado, según datos de cierre del año pasado, representar a 1.110 Cooperativas asociadas en nuestras Federaciones, incremento del 10% respecto al cierre 2015, que dan empleo entorno a 54.000 personas de la CAV, lo que representa un 7% del empleo total, siendo personas socias trabajadoras 34.000.

Las sociedades Cooperativas cerraron el año 2016 con una facturación de 9.200 millones de euros aproximadamente, de los cuales 4.600 millones de euros provenían de la internacionalización. Su contribución representa un 6% del PIB. Al englobar no solo actividades de trabajo asociado, sino también de otras actuaciones cooperativizadas del ámbito de la enseñanza, consumo, crédito, agroalimentario y transportistas, cuenta con una cifra global de 1.174.000 personas socias, además de las de trabajo ya mencionadas. Si nos ceñimos al ámbito de la enseñanza, estamos formando a 73.000 alumnos y alumnas en sus procesos de aprendizaje, contando para ello con  5.100 profesionales para la docencia. Disponemos de 20 Cooperativas que son Centros Tecnológicos y Unidades de Investigación, Desarrollo e Innovación, que están acreditadas por la Red Vasca de Ciencia , Tecnología e Innovación con más de 500 familias de patentes registradas.

 

  • El cooperativismo vasco es un referente mundial ¿no?

El cooperativismo internacional se caracteriza por ser básicamente de consumo, crédito y agrario, mientras que lo que nos caracteriza al País Vasco es el cooperativismo industrial, que se ha desarrollado con más profundidad en la tipología de Cooperativas de Trabajo Asociado y es esta clase de Cooperativas lo que resulta ser un referente internacional, por lo que se nos conoce y por lo que se nos valora. No cabe duda de que en este reconocimiento ha tenido mucho que ver la experiencia de Mondragon Corporación. La Corporación cuenta con una  ecosistema cooperativo (una entidad de previsión social, Lagun Aro; una entidad financiera, Laboral Kutxa; un centro de formación cooperativa, Otalora; una Escuela Politécnica y una Univerdidad con cuatro Facultades, Área de innovación…) que refuerza a las cooperativas industriales así como al resto, posibilitando contar con empresas competitivas a nivel internacional.

MONDRAGON Corporación, es hoy el primer grupo empresarial vasco y el décimo de España.

 

  • Este peso representativo ¿está debidamente reconocido por la Administración Vasca?

Estas cifras que os acabo de detallar y por extensión, el peso específico que representa el movimiento cooperativo de Euskadi, creemos que nos legitima para ser reconocidos como una de las organizaciones empresatriales más importantes y representativas de la CAV. En este sentido, nuestra posición respecto al reconocimiento ante los Organismos Públicos Vascos no está aún consolidada, es decir, tenemos aún camino que recorrer y mucho que aportar en ámbitos que afectan en primera persona a nuestras Cooperativas, vinculados al empleo, la educación, la industria, la innovación y la internacionalización. Es por este motivo que estamos en estrechas conversaciones con la Administración Vasca para poder formar parte del Consejo de Administración de LANBIDE, el Consejo Escolar Vasco y la SPRI.

 

  • A su juicio ¿cuáles son los elementos diferenciales entre las empresas cooperativas y las sociedades de capital?

La principal seña de identidad de las Cooperativas, es el reconocimiento de la persona en el centro de la actividad empresarial, buscando más allá de una rentabilidad económica una rentabilidad social, sin perder una posición competitiva. Debemos poner en valor este plus añadido y aporte diferencial que hace mejorar nuestra competitividad.

El modelo cooperativo permite a todas las personas por igual, al margen de su poder adquisitivo y clase social, acceder a la condición de empresario y empresaria, a través de un proceso de emprendimiento colectivo que sirve para el empoderamiento de las personas, que de ningún otro modo podrían acceder a tal posición de propietarias de su empresa, de su negocio, en definitiva, teniendo en sus manos la llave de su propio desarrollo profesional y personal, sin tener que estar al albur de los intereses de terceras personas ajenas. Una persona socia un voto, es la forma más justa y equitativa de distribución de la riqueza, con un fuerte arraigo local hacia el territorio.

 

  • Los valores y elementos caracterizadores del modelo cooperativo ¿se conocen suficientemente por la sociedad vasca?

Un reto, tanto de futuro como de presente, es el crecer en número de Cooperativas, apoyando la constitución de nuevas cooperativas, así como ayudar en el crecimiento, consolidación y fortalecimiento de las ya existentes.

Lograr este objetivo pasa por redoblar esfuerzos en hacer llegar el conocimiento del modelo económico a la Sociedad Vasca en su conjunto. Konfekoop a día de hoy tiene representación en el CES, en los Consejos Vascos de Previsión Social, Seguridad Industrial, de Internacionalización, Agrario y Alimentario, de Servicios Sociales, de Inclusión Social, de Familia, en Osalan, en Elkargi, en Foros de RSE, en Lan Hitz, en Euskara Kontseilua, en el Eustat y en Kontsumobide, firmando acuerdos con otras compañías como Euskaltel y el IMQ… donde pretendemos darnos a conocer y trasladar las bondades del modelo, y que nuestra presencia redunde de modo beneficioso para las Cooperativas.

Aún así, a pesar de todos los esfuerzos, en algunas situaciones somos un gran desconocido, y para ello Konfekoop tiene la misión de seguir trabajando para estar en aquellos ámbitos de la Sociedad que, de modo directo o indirecto, se estén tratando cuestiones fundamentales como el emprendimiento, la educación, tanto en edades tempranas como en fases superiores ligado a formación dual, logrando cerrar más acuerdos en pro de nuestras Cooperativas, además de los ámbitos claves mencionados en una pregunta anterior. En la actualidad estamos en un proceso de reforma de la actual Ley 4/1993 de Cooperativas de Euskadi, precisamente para una mayor seguridad jurídica y mejor adecuación a la necesidades actuales que permitan nuestro desarrollo.

 

  •  A su juicio ¿qué lecciones deberíamos de extraer para el futuro de la reciente crisis económica que hemos vivido?

Hay una teoría no científica que indica cómo en épocas de crisis y de recesión económica, las Cooperativas, gracias a su resiliencia y ductibilidad, son capaces de aguantar mejor los envites en esos momentos convulsos. La crisis económica creo que ha servido para poner en práctica los valores y principios cooperativos, de los que hacemos gala con gran asiduidad. La crisis nos ha tomado el pulso y, a pesar de que no es sencillo e inmediato el poder poner en marcha toda nuestra arquitectura societaria para la toma y puesta en marcha de decisiones, estas han sido lo suficientemente eficaces como para aguantar el tirón con buena nota. Lo que ha servido en un pasado, en cuanto a gestión y formas de hacer, no nos servirá para un futuro. Debemos estar preparados para el cambio contínuo.

 

  • Para concluir ¿cómo ve el futuro próximo del cooperativismo vasco?

Lo veo con optimismo, creo que tenemos los mimbres necesarios para cumplir los objetivos tanto de gestión como estratégicos, así como los retos sociales que están en el portafolio de nuestras empresas. Eso si, nuestro crecimiento y desarrollo deberá ir de la mano del emprendimiento, la innovación, la capacitación continua y una constante adaptación camaleónica a las ciscunstancias que nos deparen estos próximos años.

 

Rosa Mª Lavín Ibarra
Presidenta de KONFEKOOP
Confederación de Coperativas de Euskadi

Esta entrada fue publicada en OPINIÓN y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *