Euskadi es un referente mundial en el cooperativismo de Trabajo Asociado

Entrevistamos al Director de Economía Social del Gobierno Vasco para conocer su opinión sobre el modelo cooperativo, y su peso y representación dentro de las instituciones vascas, así como las diferentes líneas de actuación del Ejecutivo autonómico con respecto al movimiento cooperativo vasco.

Como Director de Economía Social del Gobierno Vasco, ¿cómo definiría el concepto de economía social?

El concepto “Economía Social” ha sido y es, polisémico. Muchas veces, depende quién y en qué contexto se utilice. Por seguridad, jurídica entre otras, habría que acudir a la Ley 5/2011, de 29 de marzo, de Economía Social que, por una parte, utiliza la técnica de referenciarlo a unos principios orientadores, de forma que cuando una determinada entidad se caracterice por: dar primacía a las personas y al fin social sobre el capital –concretado en una gestión autónoma, transparencie, democrática y participativa-; distribuir resultados en función del trabajo desarrollado; practicar la solidaridad interna y externa, con la sociedad del entorno, favoreciendo el desarrollo local, la igualdad de oportunidades, el empleo estable y de calidad, la conciliación laboral y la sostenibilidad, en definitiva, la cohesión social, puede afirmarse que estamos ante una entidad de Economía Social.

Por otra parte, identifica determinadas “familias” que venían observando, si bien en distinto grado, los mencionados principios. Las familias/entidades a las que hace referencia la mencionada Ley son: las Cooperativas, las mutualidades, las fundaciones y las asociaciones que lleven a cabo actividad económica, las sociedades laborales, las empresas de inserción, los centros especiales de empleo, las cofradías de  pescadores, las sociedades agrarias de transformación.

Creo importante subrayar que, como recalca la norma y yo lo comparto, son entidades que en cualquier caso, realizan actividad económica y empresarial y fundamentalmente se caracterizan por ser éticamente responsables y económicamente sostenibles.

Las Cooperativas, ¿son una modelo referente dentro de la Economía Social?

Los datos, especialmente en Euskadi, así lo confirman y sobre todo las de Trabajo Asociado. Según el informe final de la Estadística de la Economía Social Vasca de 2016 y Avance de 2017, que tiene carácter de estadística oficial: el 90,55% del valor añadido bruto de la economía social vasca corresponde a las Cooperativas y el 87,5% del empleo de la economía social corresponde con el empleo cooperativo.

Por otra parte las Cooperativas, también en Euskadi, tienen una tradición centenaria; desarrollan su actividad en todos los sectores económicos –y en muchos, sociales-; se estructuran e integran en el ámbito local, nacional e internacional; y, finalmente, disponen de una identidad corporativa integrada por valores y principios, definidos histórica e internacionalmente, que inspiran el propio concepto de Economía Social.

El Cooperativismo Vasco, ¿está suficientemente representado en las instituciones vascas?

El Movimiento Cooperativo Vasco, mediante sus organizaciones representativas, ha ido progresivamente accediendo a ámbitos institucionales en los que afectan a sus representados. En esta legislatura se ha dado un avance muy inportante con el acceso del movimiento cooperativo a la Agencia Vasca de Desarrollo Empresarial (SPRI) y al Consejo Escolar de Euskadi y estoy seguro de que el movimiento cooperativista estará tambien en los organos que correspondan.

El nuevo proyecto de Ley de modificación de la la vigente norma que regula las Cooperativas en Euskadi, dice al respecto, en el Título III que regula las cooperativas en relación con la administración, y como medida de fomento: “se asegurará la representatividad institucional del Movimiento Cooperativo Vasco, propiciando la presencia e interlocución del cooperativismo en los diversos ámbitos de consulta y decisión y organismos de representación institucional económicos, educativos y sociales del País Vasco y su progresiva consolidación normativa”.

 

Nueva Ley de Cooperativas

¿Para cuándo la nueva Ley de Cooperativas de Euskadi?

Se prevé que para el último trimestre del presente ejercicio 2018 se haya aprobado el proyecto de Ley por el Consejo de Gobierno Vasco. De aquí continuará su tramitacion en el Parlamento Vasco, después de un laborioso procedimiento de logro de consensos y de la tramitación formal, siempre compleja y prolongada en el tiempo, pues afecta a múltiples áreas y Departamentos.

En este punto quisiera poner en valor el gran esfuerzo que hemos realizado para alcanzar practicamente el total consenso con el sector cooperativista en sus distintas clases de Cooperativas; así como la apuesta clara de la Consejera de Trabajo y Justicia, María Jesús San José, por el desarrollo, fomento e impulso de los intereses económicos y sociales que definen esta forma empresarial tan identificativa de Euskadi y de nuestro sistmea económico como es el cooperativismo.

¿Qué cuestiones destacaría de esta nueva regulación legal?.

La reforma, que no es integral ni varía la estructura básica de la presente Ley 4/1993, de 24 de junio, de Cooperativas de Euskadi, tiene como finalidades principales:

  • Refundir e integrar en un solo texto normativo varias modificaciones legales
  • Clarificar cuestiones importantes, como es el supuesto de la responsabilidad de los socios por las deudas sociales y como son los que afectan a la responsabilidad de los socios y la imputación de pérdidas
  • Revisar la configuración legal de determinadas clases de cooperativas para garantizar, no solo posibilitar, su acomodo al régimen orgánico y funcional cooperativo; como es el caso de las cooperativas de viviendas y las de transporte de trabajo asociado
  • Acomodar la actividad de la Administración, de fomento y de control, en materia cooperativa al entorno jurídico, económico e institucional general actuales; así como al grado de desarrollo de las propias Cooperativas vascas como sociedades, identificando, fomentando y garantizando lo específico de la identidad de estas sociedades, aquello que legitima su consideración como de interés social
  • Incorporación de las líneas directrices generales del derecho de sociedades, en constante y rápida evolución; como es el caso de la regulación del gobierno corporativo
  • Posibilitar la autorregulación de determinados aspectos vía estatutaria o Reglamento de régimen interno o en su caso, dentro del Movimiento cooperativo
  • Se ha aprovecha además, para introducir diversos ajustes y mejoras jurídico – técnicas que contribuyen a la coherencia de la norma y a su interpretación y aplicación prácticas

¿Es sufientemente conocido el modelo empresarial cooperativo?

Es claro que fuera del ámbito de la economía social, el desconocimiento de estas formas de diferentes de hacer empresa es absoluto, si bien existe una idea difusa –en el mejor de los casos-, del modelo cooperativista, su significado, funcionamiento y virtualidad (lo que aporta a sus integrantes y a la sociedad) y, todo ell,o teniendo en cuenta que Euskadi es un referente mundial en Cooperativismo de Trabajo Asociado. De hecho, el próximo año tenemos previsto realizar una campaña de difusión de la Economía Social y el Cooperativismo en particular.

Históricamente, se han realizado diversos esfuerzos, de carácter muy diverso y con apoyo público, por parte de las entidades que tienen asumida la representatividad y la defensa de sus intereses. Y, en la actualidad, desde la Dirección de Economía Social se está promoviendo un nuevo impulso, concretado en diversos proyectos con la finalidad de dar a conocer y poner en valor otra forma de hacer empresa participativa, democrática, en gestión o ejecución, en los que no obstante están referidos a la economía social, se evidenciará, por lo que se ha comentado anteriormente, el protagonismo de las Cooperativas.

¿Tiene el Gobierno Vasco programas de apoyo para la creación de nuevas Cooperativas?.

En el presente ejercicio, como en anteriores, siguiendo idénticos criterios respecto a objeto, beneficiarios, formas de emprendimiento,…, se ha publicado, dentro de la batería de ayudas de Economía Social, la Orden de 18 de julio de 2018 de la Consejera de Trabajo y Justicia, por la que se convocan y regulan las ayudas para emprender en economía social y para la promoción territorial planificada de empresas de economía social. La orden está publicada en el BOPV 144, del viernes, 27 de julio de 2018

Ademas de la linea de emprender, hay otras cinco convocatorias de ayudas para fomentar la economia social y el cooperativismo desde diferentes ambitos de actuacion. Para estas ayudas se ha incrementado el presupuesto respecto a 2017 en 582.800€, lo que representa un incremento del (+15%).

 

Jovenes y cooperativismo

¿Considera que el cooperativismo es un modelo atractivo para los jóvenes emprendedores?

El emprendizaje en general es una excelente alternativa para generar empleo y riqueza. Que se desarrolle mediante la creación de Cooperativas impulsadas por jóvenes me parece que aporta un gran valor añadido, por las propias características de la economía social.

Según algunos estudios que hemos propiciado en relación al binomio: juventud/cooperativismo, entre los jóvenes de nuestro entorno se distinguen tres tipos: entre los comprendidos entre los 15 y los 24 años, los denominados “conservadores por la integración” (22,1%), los “conservadores altruistas” (8%) y los “rebeldes con causa aunque un tanto confusos” (21 %). Estos porcentajes se estima constituyen una buena base de apertura al espíritu cooperativo.

Las Cooperativas pueden ayudar a mejorar la vida de los jóvenes, quienes pueden encontrar en el cooperativismo empleo, así como un cauce de participación y de asunción de responsabilidades, formación, experiencia de gestión, etc….  Por su parte, los jóvenes tienen mucho que aportar al cooperativismo. En realidad, son su futuro. Pueden aportar ideas, perspectivas, capacidad y formación, manejo instrumental, fuerza numérica, ilusión, compromiso y liderazgo.

Por todo ello, en fechas próximas vamos a impulsar un proyecto para desarrollar el emprendizaje y que éste sea en formas de Economía Social. Para ello desplegaremos en todas las agencias de desarrollo, BIC berrigunes y centros de emprendimiento, así como a los agentes implicados en el desarrollo del emprendimiento, dicha labor divulgativa de la economía social y del cooperativismo en particular.

Por otra parte, está el proyecto de Ley que regula una nueva clase de Cooperativa denominada “junior Cooperativa”. Se define como tal aquélla promovida por estudiantes que tienen por objeto la aplicación práctica de las habilidades y conocimientos adquiridos en los centros de enseñanza en los que se encuentran matriculados, mediante el desarrollo de actividades económicas destinadas a la producción de bienes o prestación de servicios.

Con ello se pretende regular con precisión el objeto y finalidad de este tipo de Cooperativas y la posición jurídicas de los socios en ellas.

En este sentido, considero que estas campañas de impulso deben ser permanentes y no limitarse a situaciones coyunturales. Por ejemplo, hemos observado que en los peores momentos de la crisis la creación de empresas de economía social creció. Como Director de Economía Social del Gobierno Vasco considero que hay un gran camino por hacer. Estoy plenamente convencido de que con más empresas de economía social, tendremos una sociedad más igualitaria, solidaria y responsable socialmente.

 

Jokin Diaz Arsuaga
Director de Economía Social del Gobierno Vasco

Esta entrada fue publicada en OPINIÓN y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *