Los principios cooperativos como nutrientes de la innovación empresarial

Cuando nos referimos a la innovación empresarial, podemos abordar esta materia desde enfoques muy diferenciados: la apertura de un nuevo mercado, un nuevo método de producción, un nuevo producto o servicio, etc… o, en un sentido más amplio, en la creación de una nueva organización. Es en este último sentido en el que voy a centrarme al referirme al vocablo innovación así como a su gran cercanía con el modelo empresarial cooperativo, tan arraigado en la Comunidad Autónoma Vasca. Una innovación que supone referirse a algo nuevo, algo diferente, las Cooperativas como una alternativa a las empresas de capital.

La riqueza innovadora de las Cooperativas tiene, entre otras, tres vertientes que integradas la sitúan de forma aventajada en el panorama socio-empresarial: Una riqueza humana donde las personas (y no el capital) son el eje sobre el que se desarrolla toda la estructuración económica y social de la empresa; una riqueza  basilar, adecuada para afrontar los desafíos del cambio, que se apoya y coge fuerza del principio cooperativo de educación, formación e información, un principio cooperativo que riega las entrañas de la empresa cooperativa, oxigenándola y favoreciendo su desarrollo económico y social; y una riqueza relacional, que encuentra su manantial y chorro renovador en el principio de intercooperación o de permanente cooperación entre Cooperativas. La Experiencia Cooperativa de Mondragon, el gran referente no sólo vasco sino mundial del cooperativismo de trabajo asociado es en gran medida el resultado de una práctica permanente de una profunda intercooperación entre Cooperativas.

En realidad, ahondar en los principios cooperativos es una herramienta especialmente adecuada para la innovación y, como resultado, para lograr la competitividad empresarial.  Principios cooperativos que son tanto la particularidad como la esencia de las empresas Cooperativas. Pero que además son un valioso intangible.

El valor innovador de los principios referidos a la formación y la intercooperación cooperativa, a los que me he referido, es considerable pero no es menor el valor del resto de los principios.

Así, el principio de gestión democrática (una persona, un voto), integra plenamente al capital humano en el proyecto empresarial fomentando la solidaridad, la participación activa en la fijación de las políticas y en la toma de decisiones y la corresponsabilidad. Y una gestión democrática y participativa es una gestión acorde con la sociedad del conocimiento, donde el conjunto de los miembros han de ser actores activos en los mecanismos de trasmisión de la información y de toma de decisiones.

El principio de autonomía e independencia refuerza también el carácter libre y soberano de las Cooperativas, una síntesis de libertad y cohesión interna y el principio de interés por la comunidad, orienta la innovación de las Cooperativas hacia el desarrollo sostenible de las comunidades en las que están asentadas. Es decir, son empresas enraizadas en el medio y comprometidas con su desarrollo. Y como consecuencia de ello, empresas ajenas a los procesos de deslocalización industrial, procesos que aumentan la desocupación de estas comunidades.

Las Cooperativas incorporan un elemento diferencial, que es la libre asociación y deliberación entre iguales. Y desde este punto de vista es una organización típicamente moderna.

Realmente, el modelo empresarial cooperativo posee grandes fortalezas para ser el paradigma de la empresa innovadora. La creatividad, que es la base de la innovación, no está principalmente en el capital ni en las máquinas sino en las personas y las Cooperativas son empresas de personas que ponen su creatividad al servicio del proyecto común.

 

Agustin Mendiola
Director de ERKIDE
Federación de Cooperativas de Trabajo Asociado, Enseñanza, Consumo y Créditos de Euskadi

Esta entrada fue publicada en OPINIÓN y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *