Sosteniblablá

Vivimos actualmente en una era de la sosteniblablá, en la que el término sostenible se utiliza profusa y cacofónicamente con significados que pueden ir desde mejor ambientalmente hasta guay”. Así da inicio el presidente del WorldWatch Institute, Robert Engelman, al informe. “En la actualidad el término sostenible se presta más habitualmente al comportamiento empresarial denominado con frecuencia lavado de imagen. Frases como diseño sostenible, coches sostenibles, incluso ropa interior sostenible contaminan los medios de comunicación”. “La sosteniblablá tiene un precio muy alto.

El uso excesivo de los términos sostenible y sostenibilidad ha hecho que pierdan significado e impacto”. Más aún, “tras las fracasadas cumbres internacionales ambientales y sobre el clima, con unos gobiernos nacionales que no adoptan medidas acordes al riesgo de un cambio ambiental catastrófico”. La prueba está en que, “a pesar de los esfuerzos internacionales por frenar las emisiones de dióxido de carbono procedentes de los combustibles fósiles, dichas emisiones son actualmente mayores que nunca y posiblemente estén aumentando a un ritmo acelerado.

Su fugaz descenso en 2009 no tuvo relación alguna con la acción coordinada de los gobiernos, sino que se debió al declive económico mundial. Se estima que el aumento global de dióxido de carbono procedente de los combustibles fósiles en 2011 fue de un 3% respecto a 2010, casi tres veces el ritmo de crecimiento de la población, a pesar de una economía mundial que todavía languidece”.

Kategoria: IRITZIA Etiketak . Gorde lotura.

Utzi erantzuna

Zure e-posta helbidea ez da argitaratuko. Beharrezko eremuak * markatuta daude