The companies of the future should have the values of the Cooperatives

MAIER S. Coop. nació hace 45 años, con el objetivo de generar puestos de trabajo de calidad en Busturialdea. Hoy tiene 14 sedes en todo el mundo y da empleo a más de 3.000 personas. Son hábiles en la fabricación de piezas para automóviles; de hecho, el nombre de la cooperativa, “Maier”, significa “hábil” en euskera antiguo. Cualquiera puede ver el reflejo de esas 14 sedes al entrar en la sede principal de Ajangiz: en la entrada, hay un reloj que marca la hora de cada país, y, mirándolos con atención, Julen Madariaga, presidente de MAIER. Ha visto desde el principio cómo ha crecido la empresa y también su modelo cooperativo. De cara al futuro lo tiene claro: El modelo cooperativo es, en su opinión, el más eficaz.

¿Cómo y por qué se creó MAIER? ¿Por qué decidisteis que fuera una cooperativa?
En aquel momento, en la zona de Gernika, había muchos puestos de trabajo, pero había muy poco empleo de calidad, se veía poco futuro. Se juntaron varios jóvenes que trabajaban en aquellas empresas; estaban bien preparados y tenían muchos conocimientos. Su objetivo era lograr puestos de trabajo de calidad, y con ese objetivo nació Maier S. Coop. Decidimos que fuera una cooperativa por una razón muy clara: en aquel tiempo, votar era un privilegio, no se podía votar ni en el ayuntamiento. Y, entonces, vimos que teníamos delante un modelo de empresa que nos daba esa opción, que garantizaba el derecho a decidir. Esa es, quizás, la principal característica de las cooperativas, y por eso nos animamos.

¿Qué ventajas crees que tiene funcionar como cooperativa frente a otros modelos de empresa?
Muchas. Por un lado, los resultados no se reparten en base al capital, sino en función del trabajo. Es cierto que en una cooperativa no puedes tener un gran capital, pero los resultados se distribuyen en función del esfuerzo. Hay otro elemento: en una cooperativa, cada uno se siente dueño del lugar en el que trabaja, aunque sea un poco. Además, esta cooperativa no se va a ir, no se va a mover de aquí. También estamos en el mundo, es cierto, pero los socios no queremos perder lo que tenemos aquí; aquí es donde se ha creado el empleo. Nuestra cooperativa no es sólo de los socios, es del pueblo, de la gente de Busturialdea. Por otra parte, está claro cuáles son las opciones que la cooperativa ofrece al cliente: intentamos darle más de lo que pide, algo que no espera. Calidad, precio competitivo, estar unidos a su estrategia… Son opciones que ofrece y garantiza la cooperativa.

Basándoos en vuestra experiencia, ¿qué balance hacéis de estos años trabajando como cooperativa?
Yo no tengo ninguna duda, el modelo cooperativo es el mejor. Yo empecé en MAIER en 1976 y nunca he dejado de creer en los valores de la cooperativa. Son valores de trabajo en equipo, y no es tarea fácil, pero eso es lo que llega a la gente: práctica diaria, para cambiar, para mejorar las cosas que hacemos y la forma en que respondemos a las necesidades de la sociedad.

¿Cómo ves el cooperativismo hoy en día? ¿Y en el futuro?
Hoy en día, veo claramente que es mejor que otros modelos. Lo vimos durante la crisis. Hubo cooperativas que cerraron, es cierto, pero ¿cuántas empresas de los otros modelos tuvieron que cerrar? Nuestra ventaja es que los socios de cooperativas que se han cerrado han sido recolocados. Los trabajadores no se quedan sin trabajo. Por lo tanto, el modelo cooperativo es más sólido, y lo tengo claro: si tuviéramos que empezar otra vez, lo haría de nuevo. Elegiría el modelo cooperativo.

De cara al futuro, veo que todas las empresas deben ir por el mismo camino. No sé si todas serán cooperativas, pero sí que deberán asumir los valores de las cooperativas. En una cooperativa puedes hacer muchas cosas además de ganar dinero. El ambiente, las actividades que se hacen en beneficio de la sociedad, las aportaciones que se hacen a la sociedad, la implicación de los trabajadores en un proyecto que también es suyo… la diferencia es evidente. Además, desde las cooperativas se transmiten multitud de valores. Es perjudicial que haya diferencias entre las personas, y esas diferencias son pequeñas en las cooperativas. Eso no significa que no deba haber diferencias: quien trabaja debe tener mayores ganancias, por supuesto. Pero, en las cooperativas, hay otros elementos que reducen las diferencias: colaboración, intercooperación, y, para conseguir eso, nosotros ponemos el foco en la educación cooperativa. Cada dos años, reunimos a todos los socios para que compartan sus experiencias. Además, queremos enseñar este modelo de trabajo también en las escuelas, para transmitir esos valores. Ese es uno de nuestros proyectos de futuro.

 

Julen Madariaga
President of MAIER S.Coop.

This entry was posted in ARTICLES and tagged , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *