Las cinco entidades más significativas de la Economía Social en Euskadi se unen en la red EGES para promover el empleo sostenible y de calidad

Las cinco organizaciones de la Economía Social más significativas de Euskadi, ASLE, EHLABE, GIZATEA, KONFEKOOP y REAS Euskadi, que representan en su conjunto a un total de 67.600 trabajadores vascos y suman una facturación superior a 9.400 millones de euros, forman desde hoy la plataforma EGES, Euskal Gizarte Ekonomia Sarea / Red Vasca de Economía Social, que nace con el objetivo de crear un nuevo espacio de cooperación para promocionar y desarrollar los valores y las prácticas de la Economía Social y, de este modo, promover un empleo.

Representantes de las cinco “familias”, junto con autoridades del Gobierno y Parlamento Vascos, así como de las Juntas Generales de los tres territorios de la comunidad autónoma vasca, han presentado esta mañana en el Museo Marítimo de Bilbao la nueva red, que, al mismo tiempo, servirá de punto de encuentro para trasladar a la sociedad e instituciones vascas sus necesidades, aunque sin suplantar la representatividad individual de cada una de las entidades ante los diferentes agentes sociales o institucionales.

EGES está formada, así, por la Agrupación de Sociedades Laborales de Euskadi, ASLE; la Asociación de Entidades de Trabajo Protegido de Euskal Herria, EHLABE; la Asociación de Empresas de Inserción del País Vasco, GIZATEA; la Confederación de Cooperativas de Euskadi, KONFEKOOP; y la Red de Economía Alternativa y Solidaria, REAS Euskadi.

La constitución de EGES surge de la necesidad de crear un espacio colectivo, propio y concreto de la Economía Social, si bien, las diferentes organizaciones que componen esta red venían manteniendo encuentros periódicos para trabajar por los objetivos comunes. Ahora, esta unión pretende aunar fuerzas y trabajar retos que atañen a la Economía Social en su conjunto. EGES, de este modo, plantea sensibilizar a la sociedad vasca y a sus diferentes agentes institucionales, políticos y sociales “sobre los beneficios del crecimiento de la Economía Social en Euskadi, tanto para su presente como para su desarrollo futuro”, según consta en la declaración presentada hoy. “Tenemos los mejores modelos de desarrollo empresarial y nuestro crecimiento conlleva de facto la mejora del entorno social y ambiental en el que desarrollamos nuestros proyectos”, explica Javier Goienetxea,
presidente de KONFEKOOP y que, al mismo tiempo, ostentará la presidencia de EGES.

A través de un trabajo en común, EGES planteará diversas acciones para cumplir sus objetivos. Entre ellas, prevé emprender acciones de investigación, organizar foros y jornadas en las que difundir los valores de la economía social, editar publicaciones en torno a ello y, sobre todo, trabajar para llevar a cabo retos como “desarrollar las capacidades de gestión, reforzarse financieramente, invertir en activos productivos, innovar o generar dimensión para vender fuera y aumentar la competitividad”, señala Josetxo Hernández, gerente de ASLE.

El 8,26% del empleo en la CAPV La Economía Social, un sector comprometido con el modelo económico de desarrollo sostenible, agrupa, según los últimos datos, a algo más de 70.600 trabajadores en Euskadi, el 8,26% del empleo en la CAPV. De hecho, según estos mismos datos, la economía social ha respondido mejor frente a la crisis que la economía general del conjunto de la comunidad autónoma, ya que la pérdida del empleo ha sido menor y en el último ejercicio ha mostrado claros síntomas de recuperación.

Al mismo tiempo, la Economía Social la componen en Euskadi un total de 2.357 empresas, el 1,26% del total de entidades existentes., lo que revela, igualmente, y según los informes de EGES, que la Economía Social “ha sido capaz de mantener mejor su número de entidades frente a la crisis que otros sectores de la economía general”.

Ante esa realidad, EGES quiere poner en valor la economía social como un modelo que “resiste mejor a la crisis en la medida, sobre todo, en que mantiene un mayor empleo y de calidad”, señala Carlos Askunze, coordinador de REAS Euskadi y Gizatea. De hecho, “las empresas de Economía Social surgen de una necesidad social, no solo ante una oportunidad de negocio”, apunta Askunze. “Una economía que prioriza a las personas, el entorno y aspectos sociales se convierte en una economía más fuerte y solidaria”, añade Pablo Moratalla, coordinador de EHLABE.

ASLE, la Agrupación de Sociedades Laborales de Euskadi, cuenta en la actualidad con 288 empresas asociadas, que dan trabajo a 5.500 personas, de las que, en su inmensa mayoría, son además propietarias de sus negocios. Sus empresas ingresaron 578 millones de euros en 2014.

EHLABE, la Asociación de Entidades de Trabajo Protegido de Euskal Herria, por su parte, está conformada por 11 entidades con más de un centenar de centros de trabajo sin ánimo de lucro y una plantilla de algo más de 7.300 personas. De ellas, 6.150 son personas con discapacidad.

GIZATEA, la Asociación de Empresas de Inserción del País Vasco, agrupa a 45 empresas, con 999 personas trabajadoras. Su facturación en 2013 fue de 19,13 millones de euros.

KONFEKOOP, la Confederación de Cooperativas de Euskadi, representa hoy día a 965 cooperativas, que emplean a más de 52.000 trabajadores en Euskadi y de los que 34.000 son socios de trabajo. Su facturación ascendió en 2013 a más de 8.700 millones de euros.

REAS Euskadi está formada actualmente por 62 entidades sin fines lucrativos, que dan trabajo a casi 1.800 personas. Al mismo tiempo, REAS Euskadi, que también cuenta con 3.105 voluntarios, ingresó el pasado ejercicio 92,5 millones de euros.

Esta entrada fue publicada en NOTICIAS y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *